La alerta de epidemia de dengue despertó la sicosis en la ciudadanía que durante el fin de semana acudió en masa a distintos puntos de expendio de repelentes existentes en la capital, en donde adquirieron los diversos formatos de este insumo de prevención. En muchas góndolas de cadenas de farmacias y supermercados prácticamente agotaron el stock, según lo relevado.
Solo en dos cadenas importantes de farmacias, como Vicente Scavone y Farmacenter, los encargados de ventas comentaron que desde que se inició el mes de enero deben renovar a diario el stock de todos los formatos del producto, debido a las compras masivas.

En el caso de Vicente Scavone, Mario Giménez, gerente de ventas, indicó que durante la primera semana de enero se vendieron cinco veces más repelentes en comparación a la primera semana de diciembre. En tanto que durante la segunda semana de enero se vendieron tres veces más repelentes que durante ese mismo lapso del mes pasado. Dijo que durante esta semana esperan un récord de ventas de este preventivo de la enfermedad que volvió a atacar con toda su fuerza durante esta temporada estival.

En forma paralela, Nidia Gómez, empleada de la cadena Farmacenter, sostuvo que durante el fin de semana pasado, familias enteras pasaron por sus sucursales para adquirir los productos y agotaron todo lo expuesto. Señaló que el repelente preferido por la mayoría son las pulseras personales, aunque también se agotaron los otros formatos del producto.

Precavidos. Jorge Quiroga, gerente de venta de Iris, expresó que desde la semana pasada notaron una sobredemanda de repelentes por parte de sus clientes, aunque avizorando la epidemia que se acercaba, decidieron proveerse de materia prima suficiente para la fabricación de este producto ya durante octubre y noviembre del año pasado.

“Ya nos veníamos preparando con la producción por todo lo que estábamos escuchando de que se venía otra epidemia fuerte de dengue. Lo que sí, como siempre pasa en Paraguay, la gente sale en masa a comprar y hace que en un punto de venta que cuenta, por ejemplo, con 24 unidades disponibles se agoten en un día, lo que nos obliga a reponer rápidamente el producto”, explicó.

Quiroga añadió que esta empresa cuenta con el stock suficiente de productos fabricados, aunque se dificulta la reposición, porque deben recargar el producto en el día, y resulta logísticamente muy difícil trasladarse a todo el país en un día.

“En todos los años en que hubo epidemia, durante el 2016 y 2018, nos pasó lo mismo, explotaron las ventas. El problema nuestro es cultural, no hay un mecanismo de prevención, de contar siempre con el producto en la casa y usarlo, sino que la alarma salta recién cuando se declara la epidemia, no existe una planificación previa”, observó.

Señaló que en épocas normales, colocan alrededor de 30.000 unidades de estos productos en todo el mercado, que se duplica en tiempos en que la epidemia se dispara, como está sucediendo ahora.

Los clientes también han salido al paso reclamando que ante la demanda los precios se están encareciendo en distintos locales.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter