Agentes de la Policía Nacional de España, liberaron a 19 víctimas y desarticularon en la localidad de Fuente Álamo en Murcia, una banda criminal presuntamente dedicada a la trata de mujeres para su explotación sexual o laboral.

Las víctimas, eran principalmente paraguayas y hondureñas, quienes eran introducidas de forma ilegal en España, para luego explotarlas como prostitutas o como cuidadoras de personas mayores.

La investigación policial concluyó con la detención de 27 personas, 26 en la provincia de Murcia y una en la provincia de Toledo. Decretándose prisión provisional para nueva de ellas. Entre los arrestados se encuentran los dos cabecillas del grupo, de acuerdo al reporte de Telefuturo.

Con la información recabada y las múltiples pesquisas realizadas, los agentes pudieron constatar la existencia de una organización criminal asentada en la localidad de Fuente Álamo.

El entramado criminal contaba con una infraestructura conformada por dos ramas diferenciadas.

La primera de ellas estaba constituida por un clan familiar de origen paraguayo, liderado por una mujer que explotaba sexualmente a las mujeres que llevaban engañadas desde Paraguay y a víctimas de otras organizaciones criminales. Esta actividad, junto al tráfico de drogas, había permitido a la rama acumular en los últimos años, un gran patrimonio.

La otra rama, liderada por una hondureña, se dedicaba a llevar a España a mujeres de su misma nacionalidad, para trabajar como cuidadora de ancianos, cobrándoles por ello, cantidades que podrían ascender a 7.000 euros. En caso de no poder hacer frente al pago, las víctimas eran explotadas sexualmente por la rama paraguaya para poder “pagar más rápido”, la deuda impuesta.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter