El estado de California fue el primero en aprobar la «Ley del condón» que prohíbe quitarse el preservativo durante las relaciones sexual sin el consentimiento de la pareja.

California se convirtió en el primer estado en prohibir el acto de quitarse un preservativo sin consentimiento durante las relaciones sexuales, luego de que el gobernador Gavin Newsom promulgara un proyecto de ley el jueves.

La nueva medida enmienda el código civil del estado, agregando la ley a la definición civil estatal de agresión sexual. Eso deja en claro que las víctimas pueden demandar a los perpetradores por daños, incluidos daños punitivos.

Hace que sea ilegal quitarse los condones sin obtener el consentimiento verbal.

La asambleísta demócrata Cristina García, originalmente, trató de convertirlo en un crimen en 2017 después de que un estudio de la Universidad de Yale ese año dijo que los actos de donde la pareja se remueve el preservativo durante el acto sexual estaban aumentando tanto contra mujeres como contra hombres homosexuales.

Los analistas legislativos dijeron entonces que ya podría considerarse un delito menor de agresión sexual, aunque rara vez se enjuicia dada la dificultad de probar que un perpetrador actuó intencionalmente en lugar de accidentalmente.

El Proyecto de Investigación Educativa Legal para Proveedores de Servicios Eróticos apoyó el proyecto de ley, diciendo que podría permitir que las trabajadoras sexuales demanden a los clientes que se quiten los condones.

Los legisladores de Nueva York y Wisconsin propusieron previamente una legislación relacionada.

“Esta ley es la primera de su tipo en la nación, pero insto a otros estados a seguir la dirección de California y dejar en claro que el sigilo no es solo inmoral sino ilegal”, dijo García.

Newsom también aprobó un segundo proyecto de ley de García, que trata la violación de un cónyuge de la misma manera que la violación de un no cónyuge, eliminando una exención a la ley de violación si la víctima está casada con el perpetrador.

“La violación es violación”, dijo. “Y una licencia de matrimonio no es una excusa para cometer uno de los crímenes más violentos y sádicos de la sociedad”.

La exención data de una época en la que se esperaba que las mujeres obedecieran a sus maridos. California había sido uno de los 11 estados en distinguir entre la violación conyugal y otras formas de agresión sexual.

No hay diferencia en las penas máximas, pero los condenados por violación conyugal actualmente pueden ser elegibles para libertad condicional en lugar de prisión o cárcel. Deben registrarse como delincuentes sexuales según la ley actual solo si el acto involucró el uso de la fuerza o la violencia y el cónyuge fue sentenciado a una prisión estatal.

El miércoles, Newsom aprobó extender el plazo de prescripción para que las víctimas presenten demandas civiles si fueron agredidas sexualmente por agentes de la ley que estaban de servicio, en uniforme o armados en ese momento.

También aprobó un proyecto de ley que aumenta el acceso a los programas de desvío para los jóvenes que cometen delitos no violentos, con el objetivo de fomentar una mayor rehabilitación.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter