Entregaron una partida de 15 y ninguna está acorde a las especificaciones técnicas requeridas en el marco de la licitación por unos G. 85.220 millones.

El Ministerio de Salud Pública y Bienes­tar Social (MSPyBS) rechazó las camas hospita­larias, más conocidas como “camas de oro”, por no cum­plir con las especificaciones técnicas establecidas en el pliego de bases y condiciones.

Ayer, el ministerio rechazó la primera tanda de 15 camas, de las 50 que debe recibir, según constató in situ un equipo de auditores de la Contraloría General de la República (CGR). Los bienes fueron recibidos en el Depósito de la Dirección Bio­médica de la cartera sanitaria.

Mientras urgen para la ciuda­danía estas camas, la cartera de Salud cada vez se emba­rra más con la licitación, que generó sospechas de direccio­namiento desde sus inicios.

En el acta de rechazo del ministerio al que tuvo acceso La Nación se men­cionan algunos requisitos que las camas debían reu­nir (ver facsímil). Firmaron el documento la titular de la Dirección Biomédica, Mirta Morán, y el jefe del Departa­mento de Información Tec­nológica, Gustavo Cuevas.

La empresa proveedora de las camas es Insumos Médicos SA, representada por Patri­cia Ferreira Pascottini, adju­dicada con un contrato por valor de G. 47.952 millones en el marco de la emergencia sanitaria por el Covid-19. Esta firma, además de las camas, debía proveer mascarillas y trajes de protección, adquisi­ciones que también quedaron paradas por no cumplir con las especificaciones requeridas.

El hermano de esta provee­dora, Marcelo Rubén Ferreira Pascottini, es el representante del otro privilegiado contra­tista de la cartera sanitaria. Se adjudicó contrato por G. 37.268 millones para proveer también insumos médicos.

Insumos Médicos SA debe entregar a la cartera de Salud, de acuerdo con el contrato, unas 50 camas hospitala­rias que ofertó cada una a G. 4.250.000, totalizando la suma de G. 212.500.000.

Un documento de despacho de importación a nombre de Insu­mos Médicos SA reveló que cada cama le salió a un pre­cio promedio de G. 670.571. En el detalle de importación aparecen 400 camas hospita­larias por un valor imponible de G. 268.228.731.

Hay una importante dife­rencia entre el precio que pagó el importador por cada cama y el precio unitario al que vendió a Salud.

En resumen, la cartera sani­taria compró a G. 3.579.429 más caro cada cama, un pre­cio que multiplicado por las 50 unidades da una utili­dad total de G. 178.971.450 al proveedor.

A pesar de que el lucro se mul­tiplicó por 5 con el precio de venta de las ya famosas camas hospitalarias, el proveedor no cumplió con lo estipulado en el pliego de bases y condicio­nes. En el documento de veri­ficación se puede observar que debe tener 3 funciones míni­mas, pero no cumple con ellas.

El documento también evi­dencia que ni el forro del col­chón ni la altura de la cama cumplen con el requerimiento.

En depósito de Samaniego

Camas con características idénticas a las entregadas ayer por Insumos Médicos SA, y que fueron rechazadas por el ministerio, se encon­traban depositadas en una propiedad en el barrio San Vicente, hecho que se pudo comprobar mediante denun­cias de vecinos.

El depósito pertenece a la joven de 25 años de edad María Nathalia Samaniego Maciel, sobrina de la senadora Lilian Samaniego y del diputado Arnaldo Samaniego.

Tras salir a la luz el caso, la joven emitió un comunicado para explicar que su local está “alquilado”.

EMPRESAS DE UNA MISMA FAMILIA

En la licitación por valor de G. 85.220 millones para “adquisición de insumos y camas”, en el marco de la emergencia sanitaria, además de Insu­mos Médicos SA también resultó adjudicada la firma Eurotec SA. Estas empresas fueron adjudicadas en un tiempo récord de 72 horas.

La acelerada adjudicación incluye el pago de anticipos que no estaban previstos al principio en el Sistema de Información de las Contra­taciones Públicas (SICP). Sin embargo, en el contrato se estipuló un 20% de adelanto para la contratista.

­En el portal de la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas, Insumos Médicos SA y Eurotec SA fijan oficina comer­cial en una misma dirección y hasta tienen el mismo número de teléfono. Ambas empresas fijan dirección comercial en José Falcón 9.557 entre Cru­zada de la Amistad y 2 de Mayo.

Los contratos suscritos por Salud penden de un hilo debido a las denuncias de todo tipo contra estos proveedores.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter