Cualquier ayuda que venga no están en condiciones de rechazar, explicaron pobladores de esta comunidad. Las familias de los secuestrados siguen en angustiosa espera.

El asentamiento está ubicado a unos 350 kilómetros de la colonia Río Verde, San Pedro, en parte con camino terraplenado en muy mal estado, este es un extenso asentamiento que abarca los departamentos de Concepción y Amambay, que fue expropiada en la década del 90 para los campesinos sin tierras.

El EPP eligió como beneficiaria a esta comunidad porque desde el año 2005 hasta el 2010 el grupo permaneció en esa área, desde Jhugua Ñandú hasta Puentesiño. De hecho, durante el secuestro de Fidel Zavala, desde octubre del 2009 hasta su liberación en enero del 2010, se mantuvieron en esa zona.

Los investigadores sostienen que el grupo contaba con una red de apoyo logístico en esa área y que como un reconocimiento decidieron que se entregue los víveres en ese asentamiento.

En esta comunidad no existe una organización fuerte, por lo que los pobladores consultados señalaron que recibirán lo que se les lleve a raíz de las necesidades que sufren principalmente por la crisis que atraviesan en el campo por la nula producción agrícola.

Sin embargo los pobladores señalan que no tienen ningún tipo de vinculo con el EPP pero que rechazando los viveres estarían complicando la situación del secuestrado ya que es la exigencia para que sea liberado.

Mientras todo esto sucede en el caso del adolescente Franz Wiebe, los familiares de Félix Urbieta siguen aguardando la liberación del ganadero.

 

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter