La médica del Hospital de Lambaré, indicó que la versión inicial de la muerte de la joven a causa de la explosión de un vapeador, fue dada por los propios padres. Este miércoles, el resultado de la necropsia arrojó que el fallecimiento fue a consecuencia de un balazo.

La doctora Luz Vazquez, directora del Hospital de Lambaré, indicó que la joven de 16 años ingresó por un paro cardiorrespiratorio por la supuesta explosión del aparato conocido como vapeador, versión dada por los propios padres.

Asimismo, la jefa médica sostuvo que la joven presentaba una “pequeña herida” en el pecho y se le realizó una reanimación por más de una hora y media.

También señaló que el procedimiento de rigor indica que se debe dar comunicación al Ministerio Público, por lo que se dispuso la realización de la necropsia.

“El diagnóstico del certificado de defunción fue un shock hipovolémico. Los médicos pidieron a los padres que soliciten la autopsia y los padres no aceptaron”, refirió la directora del Hospital.

Conforme los datos confirmados por los expertos que realizaron la inspección del cadáver, la bala que acabó con la vida de la joven es de calibre 22. El principal sospechoso hasta el momento es el hermanastro de la joven.

Desde un primer momento los forenses señalaron que era poco probable que la explosión supuesta del vapeador, podría generar una hemorragia interna de la magnitud que sufrió la víctima.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter