Si bien es cierto que llevan 27 años reinando en la Municipalidad de Repatriación,como se auto definen la família grande, no necesariamente porque gocen de las virtudes de demócratas sino porque imponen sus propias reglas de discursos y promesas brillantes mixturadas con persecuciones a quienes no les rinden pleitesías, asi es el asentamiento distante a unos 15 kms de campo 9 y más de 50 de Repatriación, con 3 escuelas,un colegio nacional un centro de salud que funciona dentro del plan de la APS y equipado gracias a las organizaciones de pancheadas, polladas,lluvias de premios, torneos,donaciones de particulares etc, y cero atención del consejo distrital de salud presidida por la intendenta de Repatriación,y no solo eso sino al no haber impedido la titulación masiva de la colonia hoy por hoy ordena pasar por un filtro todas las solicitudes de reconocimientos de organizaciones de esa colonia y ni siquiera permite el sello de recepción si los miembros no forman parte de su entorno político,siendo una de esas organizaciones el Sub Consejo de Salud de Culantrillo constituida hace seis meses con la participación de 200 personas aproximadamente.
Ayer 3 de octubre se reunieron los vecinos para acordar un pleno rechazo a cualquier atropello e intromisión de gentes externas,al mismo tiempo de aprovechar el recibimiento de la donación de una moto en perfecto estado por la fundación ALVIDA dirigida por la Dra Zulma Hussain, para el combate de la tuberculosis y las necesidades de movilidad del Centro
En la actualidad el mismo grupo político tiene en vilo a la comunidad amenazando con que si constituirá en la colonia para conformar una mesa directiva con sus correligionarios para poder reconocer y trabajar con el puesto de salud ya que ellos mismos sacaron a un profesional médico de dicho centro y que hoy los mas de tres mil habitantes no tiene de otra que rebuscarse por los centros médicos privados en casos necesarios teniendo que vender sus enseres familiares en vez de ser atendidas como reza incluso la Constitución Nacional.

 

 

(Por Samuel Silva)

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter