La Casa Blanca anunció que compartirá toda su reserva de vacunas contra el covid-19, que ronda las 60 millones de dosis, una vez apruebe las revisiones federales de seguridad.

Estados Unidos comenzará a compartir las más de 60 millones de vacunas de AstraZeneca contra el covid-19 que tiene almacenadas. Los países podrán ser beneficiarios, una vez las dosis aprueben las revisiones federales de seguridad. Desde que Estados Unidos inició sus jornadas de vacunación, lo que menos le han hecho falta son vacunas. Sin embargo, la de AstraZeneca no ha sido autorizada para ser aplicada, por lo que desde entonces las dosis han estado guardadas mientras que varios países pobres luchan por conseguir alguna dosis.

Esta medida aumenta la cooperación que ya tuvo la administración Biden con México y Canadá, países a los que les compartió alrededor de 4 millones de dosis el mes pasado. Vacunas que no le harán falta a Estados Unidos, pues solo han sido autorizadas tres dosis para su administración: Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson. Mientras que la vacuna AstraZeneca, que es usada ampliamente en todo el mundo, aún no ha recibido la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU.

La carrera en contra del coronavirus en Estados Unidos está más fuerte que nunca y las tres vacunas autorizadas han sido más que suficientes para que el país se acerque a la tan anhelada inmunidad de rebaño. En especial, después del reinicio de la monodosis de Johnson & Johnson durante este fin de semana. Lamentablemente, este no es el caso de los demás países, pues muchos han tenido que luchar para conseguir algunas dosis. Por esta razón, la presión de la comunidad internacional sobre Estados Unidos ha sido tan importante, y lo ha llevado a compartir una mayor cantidad de vacunas de su suministro con el mundo. Más aún cuando la tercera ola de contagios ha afectado a la mayoría de países pobres.

“Dada la sólida cartera de vacunas que ya tiene EE. UU. y que ha sido autorizada por la FDA, y dado que la vacuna AstraZeneca no está autorizada para su uso en EE. UU., no necesitamos usar la vacuna AstraZeneca aquí durante los próximas meses”, dijo el coordinador de covid-19 de la Casa Blanca, Jeff Zients. “Por lo tanto, EE. UU. Está buscando opciones para compartir las dosis de AstraZeneca con otros países a medida que estén disponibles”.

Más de 3 millones de personas en todo el mundo han muerto de covid-19, incluidas más de 572.000 en EE. UU. Sin embargo, ya han vacunado a más del 53 por ciento de su población adulta con al menos una dosis de cualquiera de las vacunas autorizadas. El reto de la administración Biden es vacunar a toda su población para principios del verano y regresar gradualmente a la normalidad.

El caso de Estados Unidos es curioso, pues con el pasar de los meses ha siguió adquiriendo más vacunas AstraZeneca, pero estas aún no han pasado la revisión de la FDA para “cumplir con sus expectativas de calidad del producto”, dijo Zients, y señaló que el ente regulador de Estados Unidos es reconocido como el “estándar de oro” para la seguridad en todo el mundo. No obstante y a pesar de todo el tiempo que ha pasado, este proceso podría completarse en las próximas semanas


Estados Unidos aún tiene que determinar a dónde irán las dosis de AstraZeneca, dijo Zients. Los vecinos de México y Canadá han pedido a la administración de Biden que comparta más dosis, mientras que decenas de otros países buscan acceder a suministros de la vacuna. “Estamos en el proceso de planificación en este momento”, dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, cuando se le preguntó a dónde irían las dosis

Las dosis de AstraZeneca serán donadas por el gobierno de EE. UU., Que ha contratado a la empresa por un total de 300 millones de dosis, aunque la empresa ha enfrentado problemas de producción. La decisión de la administración de compartir vacunas recibió elogios de los grupos de ayuda no gubernamentales, que alentaron a la Casa Blanca a desarrollar planes para compartir aún más dosis. “La decisión de la administración Biden de comenzar a compartir las vacunas de AstraZeneca es una buena noticia y un primer paso importante para que Estados Unidos comparta más de su enorme arsenal de vacunas”, dijo Tom Hart, director ejecutivo interino de The ONE Campaign. “La administración de Biden debería aprovechar este primer paso bienvenido y comenzar a compartir más vacunas lo antes posible”.

Inicialmente, se esperaba que la vacuna de AstraZeneca fuera la primera en recibir la autorización federal de emergencia, y el gobierno de EE. UU. Ordenó suficiente para 150 millones de estadounidenses antes de que los problemas con el ensayo clínico de la vacuna demoraran la aprobación. El ensayo de la compañía con 30.000 personas en EE. UU. No completó la inscripción hasta enero y aún no ha solicitado una autorización de uso de emergencia ante la FDA.

Con información de AP.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter