El texto indica que Gali deberá entregar un ganado por familia a las comunidades indígenas de la zona, en un plazo de 15 días.

Hasta el momento, Gali no quiso dar declaraciones al respecto y se desconoce si decidirá cumplir o no con la exigencia de la banda criminal.

Franz Wiebe confirmó que durante su cautiverio no tuvo contacto con los demás secuestrados, ya que en todo momento permaneció atado.

Los familiares revelaron que durante el día tenía los ojos vendados y durante la noche lo destapaban. Además, Franz refirió que siempre lo trataron bien y que no le faltó comida

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter