Adentro había 24 tubos de PVC cargados con dinamita en gel, más uno vacío, y un cable para detonar explosivos de 111 metros. La mochila también contenía alambre fino, 4 guantes y 2 rollos de cinta adhesiva. Personal del GEO desactivó los materiales.

El suboficial Nelson Zaracho, especialista en explosivos, explicó que de los 24 tubos encontrados, 3 estaban listos para explotar, aunque entre los artefactos “faltó un equipo muy importante, que es el detonador”. Agregó que la potencia de los citados explosivos es de 5.000 metros por segundo, que lo convierte en un material con poder destructivo muy potente.

El personal del GEO aclaró que los elementos no son de venta en los comercios y que lo más probable es que se haya adquirido en Brasil. La Policía no descarta ninguna hipótesis.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter