No existen signos de rechazo del nuevo corazón que «hoy late con fuerza» en el cuerpo de Jenni, por lo que todo es alegría en el Hospital Pediátrico Niños de Acosta Ñu, donde se llevó a cabo la cirugía 3 días atrás.

El jefe de cirugía cardíaca del hospital, Marcos Megarejo, detalló que aunque la niña sigue en cuidados intensivos, ya puede respirar sin asistencia invasiva, todos sus órganos trabajan en forma óptima y hasta puede tolerar beber líquidos.

Sin embargo, la recuperación total lleva su tiempo. Durante los meses de espera por un nuevo corazón enfrentó varias complicaciones, y además necesita recuperar fuerza en sus músculos debido a que los últimos 7 meses estuvo en cama.

El médico estima que por su seguridad, la niña permanecería en el hospital al menos un mes más. En este tiempo será sometida a sesiones de fisioterapia y seguirá recibiendo medicamentos antirrechazo.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter