El Gobierno sostiene que aún hay margen para seguir tomando deudas y hacer frente a la pandemia. Senadores criticaron baja ejecución del fondo de emergencia y dijeron que no acompañarán.

 

El Poder Ejecutivo se mantiene firme en proponer al Congreso Nacional un plan de reactivación económica que se financiará en parte con nuevo endeudamiento, pese al duro cuestionamiento que recibió durante la socialización del plan a la Cámara de Senadores. Legisladores critican la baja ejecución de los fondos de emergencia de USD 1.600 millones, la falta de insumos en Salud y la corrupción en las licitaciones.

El ministro de Hacienda, Benigno López, afirmó en una entrevista virtual con la prensa sobre ejecución de los fondos de emergencia, que el Ejecutivo seguirá trabajando e insistiendo con el plan de reactivación actual, bajo el argumento de que el Paraguay aún posee espacio para generar deuda necesaria e importante en este momento, y hacer frente a la pandemia.

En el mismo sentido, agregó que también creen que el país tiene espacio para pagar su deuda a través de la eficiencia del gasto y mejora de la utilización de los ingresos tributarios.

Fuentes cercanas al Ministerio de Hacienda comentó a ÚH que el plan aún no fue presentado hasta la fecha debido al clima político desfavorable, atendiendo que varios senadores –entre ellos Amado Florentín de PLRA–, adelantaron que no acompañarán la aprobación de más deuda, de la que ya se aprobó este año.

Sin embargo, ante la consulta sobre este punto, el titular del Fisco respondió el viernes: “Si vamos a hacer caso al ambiente político no presentaríamos nada, pero somos consiente que desde el Ministerio de Hacienda se tiene que presentar la solución a un problema que no tiene antecedentes”.

EL PLAN. El plan de reactivación del Ejecutivo, denominado Ñapu’ã Paraguay, contempla un monto global de USD 2.513 millones, enfocado en tres ejes principales: Obras públicas y generación de empleos, ayuda crediticia y protección social.

La deuda contemplada en el plan, que fue oficialmente anunciada por el Ejecutivo, es de USD 350 millones, pero dentro del documento facilitado a los medios de comunicación se observa que las bancas estatales: El Banco Nacional de Fomento (BNF) y la Agencia Financiera de Desarrollo (AFD), tendrán que recurrir a deudas por unos USD 461 millones para poder capitalizarse y brindar ayuda crediticia.

Con respecto al pilar fundamental del plan (inversión en obras públicas), el ministro del MOPC, Arnoldo Wiens, presentó el pasado miércoles – durante una reunión virtual con miembros de la Cámara de Senadores– seis grandes proyectos por un valor global de USD 1.164,5 millones, que forman parte del plan de reactivación del Ejecutivo. Según Wiens, todos serán remitidos al Congreso Nacional para su respectivo análisis y aprobación, para la toma de nuevas deudas que financien estos proyectos.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter