Emilio Samuel Rolón ya estaba saliendo del minisúper, cuando el guardia amablemente le pidió que se detenga. A través de las cámaras de circuito cerrado, el empleado del local creyó lo había visto esconder algunos productos entre sus ropas y al revisarle confirmó sus sospechas.
El médico de 30 años llevaba escondidos un paquete de carne, un jugoso pedazo de tapa cuadril tipo A y un whisky. Ocurrió alrededor de las 23:10 del martes en el local Biggie situado sobre la avenida Defensores del Chaco y Teniente Bottana del barrio San Pablo de Asunción. «Entró como para hacer compras y metió un corte envasado de carne y una botella.
El guardia llamó al 911 y acudió la patrullera que estaba por la zona», relató a EXTRA el comisario Walter Beaufort, jefe de la comisaría 16 Metropolitana.
En ese momento, los empleados no sabían que se trataba de un médico. «El detenido contó al personal interviniente que era médico del hospital de villa Elisa, ginecoobstetra ecografista del hospital regional de Villa Elisa. Él reconoció lo que hizo», detalló el uniformado.
El hecho fue comunicado a la fiscal Teresita Torres, quien ordenó que quede detenido y comparezca en la fecha para su audiencia declaratoria.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter