Ministro Ramón Jiménez Gaona.

Sacyr, empresa con oscuros antecedentes tanto en España como en otros países de América como Panamá, Colombia, y Chile, se adjudicó junto con otras empresas locales la duplicación de las rutas 2 y 7, ante la anuencia de las autoridades que hicieron la vista gorda a los antecedentes de esta empresa.

Esta es una obra de valor extraordinario y estratégico para el desarrollo del país, aseguró Ramón Jiménez Gaona, ministro del MOPC, cuya cartera defiende a esta cuestionada empresa.

«La duplicación de las rutas 2 y 7 permite devolver agilidad al tráfico y la posibilidad de generar de vuelta una actividad económica vigorosa del que es el mayor corredora de tráfico del país donde se concentra el 70% del comercio nacional», agregó el ministro.

Resaltó que es una inversión de más de U$S 500 millones de dólares que vienen de las manos privadas, sin embargo se estima que esto a la larga costará al menos unos U$S 1.000 millones, que es lo mínimo que se espera el consorcio adjudicado gane en los 30 años de adjudicación.

Del consorcio también forman parte las empresas 8M y Motta and Gill. Por su parte, Sacyr, con todos sus cuestionamientos también busca hacerse con la concesión del Aeropuerto Silvio Pettirossi.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter