El joven cruzó la baranda del Puente Remanso. Allí se sentó para darse un último respiro y luego decir adiós. Al borde del abismo, estaba decidido a poner fin a su vida con un salto al vacío y así acabar con todos sus problemas.

Las personas que pasaban por allí quedaban congeladas viendo lo que sucedía. Algunos comenzaron a filmar con sus celulares. Pero hubo uno solo, quien en medio de un ambiente de pura tensión, se animó y entró en escena para auxiliar al afligido, quien ya no encontraba sentido a esta vida. Y este valiente llegó en moto. Al pasar por el lugar no dudó, bajó de su biciclo y realizó una rápida maniobra para sujetar al hombre y mantenerlo fuera de peligro. “Tenía mucho miedo porque una duda y terminaba en el peor desenlace, pero no dudé, tenía que salvar esa vida. Dios estuvo conmigo en ese momento”, contó César Bautista Acuña Gómez (20), el joven motociclista quien se dirigía a su casa en Villa Hayes, pero que en el camino se “vistió” de héroe. “Tiré mi moto y avancé por él. Tenía que hacerlo para evitar una tragedia”, agregó. “Dios me puso en ese lugar en ese momento con un propósito.

Ese hombre estará agradecido con Él porque fue Dios el que me hizo actuar”, sostuvo Reyniño.

 

 

 

 

 

Fuente : Crónica

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter