La niña de 12 años se despidió de sus compañeritas en la escuela y partió rumbo a su casa, en el barrio Maristas de Coronel Oviedo.Por el camino la esperaba un “enamorado”. Este aguardó el momento oportuno para entregarle una esquela en la que le declaraba su amor. Hasta ahí parecería una tierna historia, de no ser porque el “príncipe azul” es un agente de Policía de 29 años.

“Sos el amor de mi vida, te amo con toda mi fuerza quiero que seas mi novia a escondidas quiero besarte amarte este es mi número”, (sic), dice parte del escrito hecho por Roberto Chamorro.
La menor se asustó de lo que leyó y rápidamente le contó a la mamá.
“Ella, temblando, se acercó a mí y me mostró la esquela. El tipo la estaba observando porque hace guardia a una cuadra de la casa; casi me fui para reclamarle, pero mi hija llorando me dijo que tenía miedo de que el policía me haga algo porque tiene un arma”, contó la madre.
Denuncia
Sin embargo, la mujer no dudó y se acercó a la comisaría del barrio Azucena para denunciar el hecho que ocurrió el pasado lunes cerca del mediodía.
“Mi hija se quedó shockeada, su hermana de 16 me contó que el policía le tiraba besitos y le decía cosas a la de 12”, agregó la denunciante. Desde la dirección policial del quinto departamento informaron que ya se abrió un sumario para investigar el caso.
El Ministerio Público también tomó intervención en el hecho. La fiscala Lourdes Soto se encargará de ver los detalles del supuesto caso de estupro. Chamorro actualmente se encuentra comisionado como custodio de la hija del periodista asesinado Pablo Medina.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter