La suspendida final de la Copa Libertadores entre Boca Juniors y River Plate se jugará el 9 de diciembre en el estadio Santiago Bernabeu, en Madrid, dijo a la AFP una fuente cercana a la organización del partido.

El partido entre los dos archirrivales argentinos fue suspendido dos veces el fin de semana pasado por graves incidentes en las afueras del estadio Monumental de River en Buenos Aires.

Una vez que el partido se suspendió en el Monumental de River por los incidentes ocurridos, se barajaron distintas opciones y una de ellas fue la de jugar en España. El estadio Bernabéu fue la sede preferida después de que FIFA, Conmebol, Federación Española de Fútbol y el Real Madrid dieran el visto bueno.

El estadio del Real Madrid albergará el partido que decidirá el campeón de la Conmebol Libertadores y que jugará en Abu Dabi el Mundial de Clubes. El conjunto blanco jugará ese fin de semana en Huesca, por lo que tenía disponibilidad justo antes del último partido de la primera fase de la Champions ante el CSKA.

La sensación es que el fallo del Tribunal de Disciplina fue siempre de que el partido debía de jugarse. Con la confirmación que el partido se juega, era conocer la sede, habida cuenta de la gran cantidad de ciudades y estadios que se han postulado para albergarlo.

A favor es que la distancia es accesible, además del ya conocido apoyo a la iniciativa que FIFA, CONMEBOL y el mismo club han demostrado.

FAVORITO  0

Compartir:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter