La Justicia Argentina condenó a los sacerdotes y al jardinero por los numerosos abusos sexuales de niños con discapacidad auditiva en Instituto Antonio Próvolo de Mendoza.

El veredicto del Tribunal de Argentina, condenó este lunes a los  sacerdotes por 28 casos de abuso sexual, de niños sordomudos en el Instituto Antonio Próvolo de Mendoza. Además fue condenado a 18 años de cárcel el jardinero del colegio, Armando Gómez por abuso sexual.

La justicia del vecino país comprobó que los curas habían abusado durante años de los niños con discapacidad auditiva.  Nicolás Corradi, de 83 años, fue condenado a 42 años de prisión, mientras que Horacio Corbacho de 59 años, recibió una condena de 45 años de cárcel.

El histórico fallo se da luego de tres años de que estallara la noticia en los medios, donde un niño denunció haber sido víctima desde los 5 años. Este es uno de los casos más polémicos de abuso sexual en la Iglesia Católica Argentina.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter