Se desempeñaba como asesor jurídico del departamento de Patrimonio Inmobiliario, con una antigüedad de 9 años y 4 meses, más 9 meses de pasantía que realizó antes de ser contratado.

Aseguró que al igual que el caso de su esposa, despedida por la Fundación Tesãi la semana pasada, se trata de una abierta persecución política para quienes piensan diferente y no están dispuestos a apoyar al oficialismo.

“Lastimosamente, se reviven prácticas nefastas en el nuevo rumbo. Por el solo efecto de pensar diferente buscan presionar por el lado más sensible que es el pan de cada día”, refirió Solaeche.

Mencionó que actualmente es delegado convencional de la seccional colorada 396/8 de Ciudad del Este y se menciona su nombre como uno de los precandidatos a diputado por Alto Paraná por el Movimiento Progresista Colorado, liderado por Duarte Frutos.

A la justicia. Dijo que la única alternativa que tiene es recurrir a la justicia para que vía orden judicial se reivindiquen sus derechos laborales. “Está dado que la conversación, el diálogo y el buscar un consenso común con esta gente no es el camino”, acotó.

Por su parte, Diana Machuca tuvo ayer una audiencia conciliatoria en la Dirección de Trabajo con los abogados de la Fundación Tesãi. La mujer pidió que la repongan en el cargo alegando que los directivos no tuvieron en cuenta la situación de salud de su hijo que tiene un tumor cerebral y debe seguir su tratamiento en San Pablo, Brasil, porque en el Paraguay no hay neurocirujano pediátrico.

Responsabiliza a Cartes En un comunicado a la opinión pública, Machuca responsabiliza al presidente Horacio Cartes y al ex ministro de Hacienda, Santiago Peña, por lo que pueda llegar a ocurrir a su hijo si deja de recibir el tratamiento, porque ahora ella y su esposo quedaron sin empleo.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter