Joaquín Atilio Amarilla (28), sindicado como el presunto autor de la muerte violenta de una joven en Coronel Oviedo, alquilaba una casa en Calle Giménez del barrio Costa Alegre, en las afueras de Coronel Oviedo, hasta donde llevó a su víctima, Francisca Meza González (20) en la madrugada del jueves y la asesinó a golpes, de acuerdo al informe de la médica forense, Dra. Ana Duarte.

“Las causas de la muerte fueron “politraumatismo grave, heridas cortantes en la base del cráneo y otras partes de la cabeza y del cuerpo, puñetazos, mordidas en la espalda”, detalló la médica forense, quien agregó que hubo lucha y ensañamiento, y asintió con la cabeza, ya casi sin poder pronunciar palabras, cuando se le consultó si tenía heridas cortantes, hechas con algún objeto, en sus partes íntimas.

Joaquín Atilio Amarilla reconoció que la había llevado a la mujer a su casa pero que presuntamente no recuerda qué es lo que sucedió después´. “No recuerdo nada, estaba muy borracho, tomé mucha cerveza”, fueron las pocas palabras que pudo decir ante el requerimiento de cronistas de prensa. El supuesto autor se encuentra detenido, por orden del fiscal Alfirio González Sandoval, en la sede de Investigaciones de la Policía Nacional de esta ciudad.

El agente fiscal corroboró lo dicho por la médica forense de que el supuesto autor actuó con ensañamiento. “La golpeó en todo el cuerpo, desde los pies hasta la cabeza, la llenó de golpes, tenía moretones en todo el cuerpo”, indicó.

Agregó que por el momento Amarilla permanece detenido en sede policial y en estos días sería imputado, aunque no especificó la figura a ser aplicada y posteriormente se dispondría su prisión preventiva, posiblemente en la cárcel regional de Coronel Oviedo, ubicada en la compañía Sarocaró de este distrito.

El dueño del inquilinato, señaló que le alquiló la casa hace unos tres meses a Amarilla y que por el trato que tuvo con él nunca pensó que podría hacer lo que hizo. “Hace tres meses que me alquiló la casa por medio de un amigo. Yo antes no lo conocía y creía que era de Coronel Oviedo, pero ahora me dicen que es del distrito de Cecilio Báez. Era una persona normal, en el trato aparentaba ser un buen hombre”, señaló el propietario del inquilinato, sorprendido por lo que había sucedido.

Reiteró que él no sabe de dónde era su inquilino, pero que tenía conocimiento de que vivía en la casa de su suegra. “Él tenía una pareja y un hijo y estaba viviendo en la casa de su suegra nomás luego, en el barrio San Juan de Coronel Oviedo y luego me alquiló la casa. A la noche yo no sé si venía con alguien ni con quien venía, pero alrededor del mediodía, a eso de la 01:00, algunas veces solía venir con su pareja y su hijito. Suelen descansar hasta cerca de las 03:00 y luego se iban otra vez”, refirió.

El presunto feminicida trabajaba en una lomitería ubicada en el centro de Coronel Oviedo, en las cercanías de otra lomitería donde trabajaba la mujer que sería su víctima. Según testigos, casi cada noche pasaba a visitarla en su lugar de trabajo a Francisca Meza, a quien la pretendía, pero ésta presuntamente la rechazaba porque tenía otro novio a quien lo quería.

En la noche del miércoles de alguna forma la convenció a acompañarla hasta el inquilinato donde, de acuerdo a la hipótesis que manejan los investigadores del caso, la mujer se resistió y se produjo una lucha donde ella mucho más pequeña y frágil que su atacante fue controlada, sometida, violentada de todas formas y asesinada a golpes por su pretendiente, quien luego la envolvió con sábanas y frazadas y la colocó debajo de una mesa en la cocina donde fue hallado el cadáver.

En caso de que se le compruebe la responsabilidad en el hecho, le espera varios años de prisión y tendrá que dejar a su suerte a su concubina y a su hijo, que es una gran una falta de responsabilidad como padre, indicaron algunos vecinos.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter