Médicos e investigadores de Castellón han publicado el primer caso clínico conocido en el mundo de un adolescente, menor de edad, que tuvo que permanecer dos meses hospitalizado por su grave adicciónal conocido videojuego Fortnite.

El aislamiento en su casa, el rechazo a las relaciones sociales o su negativa a acudir al médico fueron los primeros síntomas que dieron la voz de alarma, según explica en un comunicado la Universitat Jaume I (UJI) de Castellón, que ha llevado a cabo el estudio de este caso junto al personal que lo trató en el Hospital General y el Hospital Provincial de la ciudad.

A ellos se sumaron alteraciones en el desempeño de las actividades básicas de la vida diaria, en la toma del tratamiento prescrito y en el ritmo de sueño. De hecho, pese a que se trataba de un joven con un alto rendimiento académico, la familia había observado cómo desde el inicio del curso se había producido un mayor absentismo escolar y el menor se había desvinculado del ritmo del curso coincidiendo con un cambio de clase.

Tras su evaluación, los profesionales han planteado que la adicción a los videojuegos actúa como reguladora del intenso malestar por la pérdida de un familiar y por la ansiedad derivada del aumento del nivel de exigencia en el contexto educativo.

El tratamiento ha precisado un abordaje intensivo multidisciplinar, desde un enfoque cognitivo conductual, trabajando tanto con el paciente como con su familia y, a la vez, la implementación de estrategias de intervención como reestructuración cognitiva, desarrollo de habilidades personales, manejo de contingencias y establecimiento de pautas a diario.

Esto le ha servido para «ser capaz de apreciar las repercusiones que el uso del videojuego estaba teniendo en su vida diaria», comenta el equipo investigador, y «le ha permitido abordar el duelo por la muerte de su familiar y cómo el empleo del juego comenzó como un refugio para su malestar emocional».

Los resultados han mostrado una disminución significativa del uso de pantallas -en una primera fase después de la hospitalización con supervisión y únicamente para contacto con iguales para fomentar su socialización-, así como una mejoría del funcionamiento personal y social del paciente. En el Hospital de Día, donde se ha trabajado en la prevención de recaídas y la incorporación progresiva a sus estudios, ha proseguido con el entrenamiento en regulación emocional y la adquisición de habilidades comunicativas, de forma grupal.

Los especialistas implicados en el estudio, publicado en la Revista de Psiquiatría Infanto-Juvenil, advierten sobre la necesidad de prestar atención a los comportamientos de los menores entre los que se ha extendido su uso dada «la precocidad creciente en su consumo», especialmente por «la falta de maduración en las funciones ejecutivas y cognitivas durante la adolescencia».

Asimismo, recomiendan el traslado de este tipo de casos al Hospital de Día para que se realice una evaluación más adecuada, ya que han observado, en el caso del paciente hospitalizado, una «dificultosa deshabituación de las pantallas y la necesidad de un seguimiento exhaustivo prolongado tras la retirada total para superar el riesgo de recaídas».

De acuerdo con las conclusiones de la investigación, las estrategias de prevención aconsejan la necesidad de supervisión del uso que realizan los menores de las pantallas «estableciendo límites claros y bien definidos» y «fomentando la práctica de otras fuentes de satisfacción». Así mismo, también apuestan por la creación de espacios de interacción familiar para disfrutar de actividades en grupo y la restricción de los dispositivos en las habitaciones de los menores.

Para abordar el caso clínico, el equipo formado por Silvia Márquez Arbués del Hospital Provincial; Carla Ramos-Vidal, T. Álvarez-Núñez y Matías Real-López (INTEGRA-Grupo de investigación sobre la salud mental de la infancia y la adolescencia) de la Universitat Jaume I y el Hospital Provincial y Matilde Espinosa-Mata de la UJI y el Hospital General Universitario de Castellón, todos ellos del Programa de Trastorno Mental Grave de la Infancia y la Adolescencia, han efectuado una revisión de las publicaciones científicas sobre las actuales adicciones comportamentales y, en concreto, al videojuego Fortnite en las bases de datos IBECS, PubMED, PsyNet, PsycArticles y Google Académico.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter