El acusado de haber matado a Romina Peralta (su media hermana) exhibía públicamente su relación incestuosa.

En ámbito de la fiscalía aún no se descarta abrir expediente en tono a los padres de Romina Peralta, asesinada por su medio hermano Wilmar Baliero Rodríguez.

El acusado por feminicidio, según testimonios de amigos del mismo y de la víctima, tenía conducta violenta, y de forma sistemática lo ejercía contra la adolescente.

Wilmar publicaba habitualmente en sus redes sociales, posteos en los que presentaba a Romina como su pareja.

En círculos de las amistades e íntimos, en tanto, exhibía celos desmesurados con respecto a la joven, a quien según datos recogidos por la propia fiscalía, prohibía hablar con determinados amigos.

Para los investigadores, es imposible que los padres de Romina hayan ignorado el hecho de que los medio hermanos mantenían una relación de pareja y que  la conducta agresiva de Wilmar se traducía en amenazas de muerte contra la chica.

Otro elemento que llamó la atención es la premura con que familiares de la víctima, actuaron para que la muerte de Romina se cierre como consecuencia de la supuesta explosión del vapeador, como causal de la desgracia.

EL ARMA

Por otro lado el arma que utilizó el feminicida, un revólver calibre 22, fue rescatada por la policía, y existe indicios de que habría sido utilizado en episodios de asaltos, incluso en un caso con derivación fatal.

La jueza penal de Garantías, Ana María Esquivel Rojas, decretó la prisión preventiva de Wilmar, en la Penitenciaría Nacional de Tacumbú.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter