El joven Benjamín Zapag, quien fue brutalmente golpeado en el baño de la discoteca Morgan, ya se encuentra en su casa, con tratamiento para recuperarse del daño neurológico. Mientras tanto, los dos presuntos agresores siguen sin presentarse ante la Justicia. Además, hay un tercer involucrado que está siendo investigado por amenazar a testigos.

El abogado Ricardo Preda, defensor de Benjamín Zapag, confirmó que el joven hijo del reconocido dirigente deportivo ya se encuentra en su casa, luego de sufrir una triple fractura maxilar y facial en la discoteca Morgan. “Está con el post operatorio, con dolor e inflamación, además de los cuidados de la vista”, relató para ABC.

 

Por su parte, Raúl Zapag, padre de Benjamín, señaló que el ojo dañado ya fue evaluado por segunda vez y está muy bien. No obstante, habló de las secuelas neurológicas. “Hay un daño neurológico, hay que ir evaluando de a poquito cómo podemos lograr restablecer la normalidad en él, la sensación facial, la reconstrucción interna”, explicó.

En ese sentido, resaltó que el tratamiento todavía es largo. “Valoramos cada día su vida, valoramos que está todo enterito y lo que se lastimó vamos a ir corrigiendo y construyendo con mucha fe”, expresó.

Un investigado por amenazar a testigos de agresión a Zapag

Por otra parte, en cuanto a los presuntos agresores, el abogado Ricardo Preda detalló que, además de Héctor Grau y Marcello Fretes, quienes fueron imputados por lesión grave, también ya hay un tercer joven que está siendo investigado por amenazar a los testigos del hecho.

Así también, resaltó que un conductor de una plataforma declaró haber alzado a los dos imputados de la discoteca Morgan, más un tercer joven. “Identificó a tres personas que abordaron su vehículo, las llevó hasta Luque y ya en el viaje iban alardeando sobre la agresión a Benjamín”, indicó.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter