La advertencia está dirigida tanto para los médicos que expiden certificados clínicos falsos para que una persona acceda a la vacuna contra el COVID-19, así como para el que lo utiliza. Se contemplan penas privativas de libertad de hasta tres años o multas.

El abogado José Casañas Levi, explicó a la 730 AM que en el Código Penal (artículos 254 y 256) se contemplan como delitos la expedición y uso de certificados de salud de contenido falso.

“Estos documentos son considerados como pruebas y tienen un valor muy importante en el sistema jurídico en general”, sostuvo Casañas Levi.

“El legislador incluyó como un delito el hecho de que el médico expida dejando constancia de algo que no es cierto”, agregó el abogado.

Señaló al respecto que se estipulan penas de hasta 3 años de cárcel o multa, tanto para el médico que expida el certificado y el paciente que lo utiliza. “Ambas conductas son punibles”, enfatizó.

Asimismo, mencionó que “lo punible es que el médico a conciencia ponga una condición que el paciente no tiene”.

Cabe recordar que desde este sábado el Ministerio de Salud vacunará a las personas de entre 18 y 49 años de edad con enfermedades de base, las mismas deberán presentar un certificado médico firmado y sellado por un profesional que avale la patología del paciente.

 

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter