Un joven oriundo de la ciudad de Encarnación fue una de las tantas víctimas de estafa con la venta de entradas para el concierto de Bad Bunny. El mismo terminó debiendo la suma de G. 67 millones y ya perdió su trabajo.

Lisandro Morel, de 19 años, aprovechó la venida del cantante puertorriqueño a nuestro país para gestionar la compra de entradas a varios itapuenses que estaban interesados en ir al concierto realizado el viernes en La Nueva Olla.

En total logró vender, con ayuda de otros socios, 105 entradas para diferentes sectores por la suma de G. 67 millones, de acuerdo al informe de la corresponsal del Grupo Nación Media, Rocío Gómez.

Grande fue su sorpresa cuando llegó a Asunción con intenciones de canjear las entradas virtuales por tickets físicos y se topó con que la totalidad de las mismas le aparecieron como rechazadas en ventanilla.

Según comentó Morel, los responsables de la empresa le dijeron que las 105 entradas que había adquirido con anticipación ya fueron retiradas o en todo caso estaban a nombre de otras personas.

Acusó directamente a Elías Josué Arias Giménez y Antonio Emanuel González Zayas, ambos oriundos de la ciudad de San Lorenzo, por haberlo estafado a él y a las otras 7 personas que gestionaron la compra de entradas para el concierto de Bad Bunny.

Lo más penoso del caso es que este joven encarnaceno, además de ser víctima de estafa, también perdió su trabajo en una agencia de viajes donde se encontraba hace 4 años, por lo que ya no cuenta con una fuente de ingresos.

Morel ya realizó una denuncia formal por estafa ante el Departamento de Delitos Económicos de la Policía Nacional, a fin de que se pueda dar seguimiento al caso.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter