Dos uniformadas comenzaron a sentir mareos poco después de tomar el café que contenía dos tipos de somníferos. Fueron hospitalizadas y, por fortuna, no pasó a mayores.

De acuerdo al informe, un hombre bien vestido, de aproximadamente 35 a 40 años, descendió de un vehículo y se acercó a las oficiales Laura Ortiz y Florentina Areco -que en ese momento estaban de guardia en la Costanera de Asunción- para entregarles dos vasitos con café y medialunas de parte de un agente de apellido Benítez.

Ambas aceptaron el regalo del desconocido, pero decidieron dejarlo para el día siguiente, debido a que minutos antes acaban de cenar. Ni bien terminaron el desayuno, Ortiz y Areco se sintieron mareadas, con la presión baja y con hormigueos en las piernas, por lo que fueron trasladadas hasta el Hospital Rigoberto Caballero, donde recibieron atención médica.

El comisario Eliseo Gaona detalló que el café contenía dos sustancias tipo somníferos. Sostuvo que no saben la intención del desconocido, pero presume que tal vez pudo haber sido con fines de robo y, como ambas oficiales no bebieron el café en el acto, eso simplemente no ocurrió.

En ese sentido, el jefe policial pidió más prudencia a los agentes y no aceptar nada que se les ofrezca, acotando que por esa razón se prohíbe al personal policial tomar tereré en la calle.

Luego de este episodio, las dos uniformadas pudieron recuperarse y ya están fuera de peligro.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter