La Fiscalía obtuvo una condena de 25 años de cárcel para un guardia de seguridad que mató a su jefe tras una discusión.

El guardia se seguridad, Blas Sosa Miranda, recibió una condena de 25 años por el asesinato de Iván Rivarola, ocurrido el 13 de octubre de 2020.

Según el antecedente, Ivan Rivarola Julián, la víctima, iba a bordo de su camioneta Isuzu rumbo a su establecimiento la M Milagrosa, ubicado en 3 de mayo, acompañado de su guardia. Al llegar al primer portón comenzaron a discutir, la que se extendió hasta el 2do portón, donde Blas Sosa descendió con escopeta en mano para abrir el portón y posteriormente abordar en la carrocería. Ivan continuó la marcha, Blas efectuó unos disparos, que hizo que saliera del camino habitual.

Terminado los proyectiles y alcanzado el tercer portón Iván descendió para abrirlo, momento en que Blas se acercó a la cabina y toma el revólver de su patrón, cuando se acercó a la camioneta efectuó 3 disparos hacia su jefe y uno de ellos impactó en la cabeza lo que produjo su muerte de manera instantánea.

Tras el hecho, el hombre intentó hacer creer que la víctima se suicidó, sin embargo con la investigación se reveló que se trataba de un homicidio.

El Tribunal estuvo conformado por los magistrados Blanca Corina Paiva, Enrique Eugenio Furler y Mario César Miranda, de la Circunscripción Judicial de Caazapá.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter