El velorio de una docente jubilada fue interrumpido ayer, ante la denuncia que las hijas la habrían matado a golpes y patadas. El certificado de defunción habla de un infarto y el documento fue emitido por el Hospital de Paraguarí, donde trabaja una de las hijas.

Alfredo Ramos Manzur es el fiscal que lleva adelante la investigación de la muerte de Limpia Concepción Giménez (59), viuda y docente jubilada, quien vivía en la ciudad de Paraguarí, en un domicilio que compartía con sus dos hijas, Laura y Lorena Verón, una doctora y una funcionaria policial de Identificaciones respectivamente. También tenía un hijo que es funcionario judicial, pero que no reside en el mismo lugar.

La Policía interrumpió el velorio que se desarrollaba ayer, luego de recibir denuncias vecinales que indicaban que las hijas habrían sido las responsables del fallecimiento.

“El certificado de defunción dice infarto, yo no soy médico, pero tengo 22 fotografías que muestran los golpes en el rostro, la espalda, las piernas, no hace falta ser médico para darse cuenta”, comentó el fiscal Manzur en entrevista con la 730 AM. Al respecto, informó que convocará al profesional que elaboró el certificado.

La autopsia se realizará este mediodía en Asunción, en carácter de anticipo jurisdiccional de prueba, para que sustentar la investigación.

Las vecinas relataron que escucharon los pedidos de auxilio de la docente alrededor del mediodía de ayer martes, y que, al tratar de intervenir fueron increpadas por las hijas. El fallecimiento se produjo a las 14:15, en el Hospital Regional de Paraguarí. Según el fiscal, una de las hijas trabaja allí.

Una de las vecinas, cuyo nombre se mantiene en reserva por su seguridad, contó que las hijas la empujaron y la tiraron al suelo, donde le dieron patadas en el rostro y en todo el cuerpo. Posteriormente la señora logró levantarse y volvió a caer, pero ya quedó inconsciente.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter