Meghan y Harry, los duques de Sussex, comunicaron su renuncia a la monarquía británica este miércoles. Explicaron que tomaron la decisión tras un profundo análisis con el fin de volverse financieramente independientes.

Afirmaron que seguirán trabajando por el bien común y dejaron en claro que seguirán activos en las fundaciones con las que colaboran. Sin embargo aclararon que no pasarán todo su tiempo en las islas británicas.

“Ese equilibrio geográfico nos permitirá educar a nuestro hijo de forma que aprecie la tradición real en la que ha nacido y proveer, al mismo tiempo, a nuestra familia del espacio que necesita para centrarse en su próximo capítulo”, expresaban Enrique y Meghan a través de un comunicado.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter