Los familiares de don Ramón Samudio Jara expresaron su indignación por el «aberrante» informe emitido por el IPS. Se denuncia una presunta negligencia médica en la amputación de una pierna. La previsional habla de un «error comunicacional».

Ramón Samudio Jara, de 78 años, ingresó días pasados al Hospital Central del Instituto de Previsión Social (IPS) debido a fuertes dolores en el pie. Estudios previos señalaron que se le debía amputar la pierna derecha. Sin embargo, los médicos terminaron por cortarle el miembro inferior izquierdo.

Sus familiares se percataron de esa situación una vez que el hombre retornó del quirófano. Desde ese momento comenzaron a denunciar una presunta negligencia médica, sobre todo porque nadie les informó acerca de lo sucedido.

Tras la ola de críticas, autoridades del IPS salieron a dar la cara e informaron que se trató de un «error» en la comunicación con la familia del paciente. Descartaron una mala praxis médica alegando un cuadro clínico. Ese mismo día, le amputaron la otra pierna al paciente.

Debido a toda esa situación, la familia de Ramón Samudio emitió un comunicado en la mañana de este miércoles para expresar su indignación por la forma que está tratando el caso el IPS.

“Nos causa indignación el aberrante informe del IPS sobre la terrible negligencia médica cometida en perjuicio de mi abuelo Ramón Samudio Jara, de 78 años de edad”, señala el texto.

Para los familiares del paciente, en el informe emitido el 11 de julio el IPS trata de minimizar «semejante aberración médica» explicando que, en el momento de la intervención, los médicos “descubren” que la pierna izquierda estaba en crítica situación. Señalan que no creen en la respuesta.

La familia cuestiona que los profesionales de la salud hayan tomado sobre la marcha y en el quirófano una decisión irreversible y completamente diferente a la programada.

Asimismo, no se explican cómo ellos “descubrieron” una anomalía que ningún otro médico había advertido con anterioridad. “¿Por qué los médicos en el quirófano no consultaron a los que elaboraron el diagnóstico?”, expresan.

El comunicado también cuestiona que no haya aparecido el informe del cirujano justificando el cambio de curso de la investigación. Los familiares indican que, aparentemente, les tocó una «cadena de médicos inútiles e ineptos y que juegan con la vida de las personas».

Actitud de desprecio y cinismo

Los allegados aseguran que es mayor la indignación al saber que los médicos que le amputaron la pierna a don Ramón estaban obligados a informar la situación antes de proceder a la intervención.

“No solamente no lo hicieron antes, sino que, en una actitud de manifiesto desprecio, desinterés y cinismo, tampoco lo hicieron al finalizar, como si mi abuelo fuera descartable y nosotros una familia molestosa y que no merece recibir la información”, expresan.

En otra parte del texto, denuncian que un médico de guardia les recomendó acudir a la Fiscalía para acceder al informe médico y, luego, ante la insistencia, les dijo que regresen el lunes porque “estaba todo cerrado”.

“Estamos acongojados como familia, pero fuertes y decididos a desenmascarar a todos los responsables, y que la tragedia de mi abuelo sirva para que miles de asegurados tengan voz y denuncien las innumerables tropelías e injusticias cometidas por parte del personal de IPS”, dicen.

Ramón Samudio Jara fue sometido este martes a una tercera cirugía en el Hospital Central del Instituto de Previsión Social (IPS). En la primera, le amputaron supuestamente por error la pierna izquierda; en la segunda, parte de la derecha; mientras que en la tercera le terminaron de amputar el izquiero por una infección.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter