Con un impecable traje color vino, doña Lina Galeano juró como abogada a sus 71 años de edad ante la Corte. «Nunca es tarde, para Dios nada es imposible», expresó.

Lina Galeano es un verdadero ejemplo de superación, tuvo 11 hijos, enviudó y tuvo que enfrentar la gran responsabilidad de criar a sus hijos sola por lo que no tuvo tiempo de estudiar temprano, pospuso sus sueños hasta sus 7 décadas de vida donde por fin pude concretarlo.

Tras 6 años de intensa labor académica y con mucho esfuerzo para cubrir sus gastos trabajando de modista, luego como gestora, finalmente pudo jurar este martes como flamante abogada ante la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

Dijo que en todo momento sus hijos la apoyaron y alentaron para que terminara la carrera. «Nada es fácil, pero no hay que entregarse, hay que tener ganas de superarse”, sostuvo.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter