Un hombre, que se desempeñaba como guardia de seguridad en un motel, mató a escopetazos a dos personas tras una ronda de tragos en Capiatá. El presunto autor del doble homicidio huyó del lugar de los hechos y luego asaltó una gasolinera.

El hecho se registró alrededor de las 19:50 del sábado en una vivienda ubicada sobre la calle Los Florales casi Teniente Salinas del barrio Kennedy de Capiatá, en el Departamento Central.

Las víctimas fatales fueron identificadas como Roberto Ramón Montiel Sosa (48) y Máximo Villalba Duré (49).

Según las primeras informaciones, los dos se encontraban compartiendo una ronda de tragos con el presunto autor, de nombre Guido Ramón Portillo, quien se desempeñaba como guardia de seguridad en un motel que estaba frente al lugar de los hechos.

El sindicado en un momento se retiró, luego volvió con una escopeta, la descargó contra estas personas y huyó del lugar a bordo de una motocicleta.

Ambas víctimas recibieron disparos a la altura de la cabeza y murieron de forma instantánea.

La Policía Nacional informó que el supuesto homicida en su huida asaltó un estación de servicios de Capiatá, donde redujo a una trabajadora con el arma de fuego, abandonó su biciclo y luego se dio a la fuga en un vehículo que aparentemente era de su cómplice. Esto ocurrió aproximadamente a las 20:00.

El agente policial Héctor Espínola, quien intervino en el hecho, manifestó a Telefuturo que la investigación actualmente tiene tres vertientes debido a que hay informaciones del doble homicidio que no coinciden y por una cuestión investigativa se limitó a no dar los detalles.

«Vamos a ver el circuito cerrado que se incautó, para que la Fiscalía pueda someterlo a análisis», señaló al canal.

Un vecino del lugar declaró que el guardia en cuestión hace poco salió de la cárcel y una sobrina de los fallecidos criticó el encubrimiento de los propios familiares del guardia, que son oriundos de la zona.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter