El joven de profesión albañil, y que sería también adicto a las drogas, los mismos manifestaron que ayer en horas de la tarde Arsenio salió de su casa ubicada en el barrio San Carlos de Pedro Juan Caballero y que hasta el momento no había regresado por lo que resolvieron verificar el cuerpo que se encontraba en la Morgue del Hospital de PJC.
Presentaba rastros de haber recibido un disparo en la cara además de un corte profundo en la cabeza.

Todo hace suponer que la víctima fue ultimada en el lugar y luego incinerada por los sicarios. El cuerpo se encontraba maniatado (pies y manos) y la cabeza enrollada con un paño.

 

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter