Un espeluznante crimen ha conmocionado a Argentina luego que se confirmara que una pequeña de apenas 8 meses de nacida fue violada y asesinada.

Una bebé de ocho meses fue violada y asesinada el último viernes en la localidad de Campo Grande en Misiones. Por el hecho la Justicia le dictó la prisión preventiva a los padres de la criatura.

La victima fue identifica como Milagro Soledad Suárez y había nacido el 24 de diciembre del año pasado, con apenas cinco meses de gestación y un peso de 850 gramos. Debido a su frágil estado de salud,  la bebe permaneció en Neonatología hasta el mes de junio, cuando fue dada de alta y pudo ir a su hogar.

De acuerdo a los primeros exámenes realizados durante el fin de semana, el cuerpo mostró múltiples hematomas en la cabeza, lesiones vaginales y anales, y eritemas en los labios. Esa primera autopsias no pudo determinar la causa de la muerte por lo que el equipo forense aguarda los resultados equipo forense aguardará los informes de genética y bioquímica.

Según indicaron los investigadores, La policía de Campo Grande llegó a la vivienda alertados por el llamado de una vecina y se encontraron con la madre son su hijita en brazos y casi sin signos de vida.  De forma inmediata fue trasladada al hospital local, donde posteriormente falleció.

La causa fue caratulada como “infanticidio agravado por el vínculo y la convivencia preexistente con presunción de paternidad, encubrimiento, abuso sexual, con acceso carnal” e Interviene el Juzgado de Instrucción Uno de Oberá, a cargo del juez de Instrucción, Horacio Alarcón, que les dictó las prisión preventiva a los padres de la bebé.

Los progenitores de la fallecida fueron identificados como Lidia Ester S. (20) y Rubén Rolando M. (39).  El sujeto está alojado en la Comisaría de Aristóbulo del Valle y la mujer en la Comisaría de Campo Grande.

En cuanto a las responsabilidades, si bien las sospechas de abuso sexual apuntarían al padre, no se puede descartar algún grado de participación de la madre, al menos como encubridora.

Además, la bebé fallecida tenía  tres hermanos varones de 7, 5 y 3 años, respectivamente. Todos se encuentran bajo el cuidado de la abuela materna y tienen indicios de abandono y signos de violencia física.