Una situación completamente diferente se presentó en las comunidades indígenas de Yasy Kañy (Canindeyú), donde el padre del adolescente se encargó de la entrega de los productos preparados para cumplir con la orden del grupo criminal. Los alimentos corresponden a la partida que debían ser entregados, en principios, a los labriegos ubicados en la colonia Guahory (Caaguazú), pero estos habían rechazado los comestibles por temor a ser identificados con la banda armada.

A raíz de la negativa de estos pobladores, los miembros del EPP enviaron una nueva exigencia, de que entreguen los víveres a los habitantes de las dos localidades mencionadas. El condicionamiento lo hicieron como parte de una nueva prueba de vida enviada en un video a la familia del adolescente.

En la breve grabación, el secuestrado, quien cumplió su mayoría de edad el lunes, lee una nota en donde señala lo siguiente: “Yo soy Franz Wiebe, Río Verde, yo estoy bien, mamá, papá”. Los criminales informan en el material que si cumplen con la entrega de los alimentos como se les indicó, Franz sería liberado dentro de cinco días (el domingo).

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter