Se trata de Édgar Ernesto Martel Romero, de nacionalidad peruana, quien tardó ocho meses en confeccionar su traje del terrorífico extraterreste. El extranjero no pensó que iba ser llevado hasta la Comisaría por estar transitando por las calles de Pilar, en el Departamento de Ñeembucú.

El subjefe Florentín Cazal de la Comisaría 2.ª barrio Obrero manifestó que el hombre estaba circulando sobre la calle 14 de Mayo y Antequera cuando fue llevado a la dependencia policial para corroborar que no tenga algún problema con la Justicia.

“Como es extranjero le tuvimos que llevar en la Comisaría para comunicar el caso a Interpol para confirmar que no tuviera alguna denuncia, una vez que se corroboró que no registra problemas judiciales fue nuevamente liberado”, explicó el suboficial.

El Depredador fue hasta la ciudad de Pilar con el objetivo de estar presente en la fiesta patronal, sin embargo, le dieron la fecha equivocada ya que el aniversario fue este jueves, por lo que no tuvo otra opción que deambular por las calles.

El peruano se dedica a disfrazarse y cobrar la suma de G. 2.500 y G. 3.000 para que las personas se tomen una fotografía con él.

El extranjero recorre varias ciudades del país ganándose la vida disfrazado del Depredador. Luego de que su historia haya sido viralizada por las redes sociales tras ser demorado y posteriormente liberado, varias personas de la ciudad se acercaron a él para tomarse fotografías y saludarlo, informó el periodista Calixto González, de la radio Nacional de Pilar.

  

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter