El presidente Mario Abdo Benítez y su comitiva ya parten rumbo a Roma para participar de la investidura del arzobispo Adalberto Martínez como cardenal. En ausencia del jefe de Estado asume la presidencia de forma interina Hugo Velázquez, declarado «significativamente corrupto» por EEUU.

El presidente de la República, Mario Abdo Benítez, partió este jueves rumbo al Vaticano para participar de la investidura del arzobispo Adalberto Martínez como cardenal de la Iglesia Católica.

Previo al viaje, se realizó la ceremonia de traspaso temporal de mando al vicepresidente Hugo Velázquez en el espigón presidencial del Aeropuerto Silvio Pettirossi.

Velázquez quedará al frente del Gobierno, pese a que fue declarado “significativamente corrupto” por el Gobierno de Estados Unidos. Este sábado se realizará la ceremonia central de la asunción del monseñor Adalberto Martínez como nuevo cardenal.

Hugo Velázquez había anunciado que dejaría la Vicepresidencia de la República, pero ahora se aferra al cargo alegando que no existen procesos abiertos en su contra.

El embajador de Estados Unidos en Paraguay, Marc Ostfield, explicó que el segundo del Ejecutivo obstruyó una investigación que lo amenazaba a él y sus intereses financieros. Indicó que el soborno se trataría de USD 1 millón.

La delegación que acompaña a Mario Abdo está integrada por la primera dama, Silvana López Moreira; el titular de la Cámara de Diputados, Carlos María López, además del director de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY), lado paraguayo, Nicanor Duarte, y su esposa María Gloria Penayo.

Además, forman parte de la comitiva el canciller nacional, Julio Arriola, quien ya se adelantó para los preparativos, y su esposa Adriana Arza; el ministro de Educación, Ricardo Nicolás Zárate; la ministra de la Corte, Carolina Llanes, y su hijo Álvaro Rojas, así como el titular de la Secretaría de Prevención de Lavado de Dinero y Bienes (Seprelad), Carlos Arregui.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter