La pequeña Nahiara ya se encuentra sin respirador mecánico desde el mediodía y completamente sin medicamentos que la mantenían sedada tras la intervención de trasplante de un nuevo corazón. De a poco la niña se va recuperando y sus signos vitales están respondiendo de una manera alentadora, de acuerdo a las conclusiones médicas

Aunque todavía no alcanzó las 72 horas críticas, Nahiara ha demostrado una verdadera fortaleza y es el símbolo de lucha para todos los niños que aún esperan por la donación de un órgano. Hoy la niña en sus 48 horas de posoperatorio ya se encuentra lúcida y compartiendo con sus padres.

 

 

 

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter