Un menor de 3 años, oriundo de Amambay, se atragantó con un hueso de puchero cuando estaba almorzando en su domicilio. Esto provocó una dificultad respiratoria por lo que tuvo que ser remitido al Hospital Regional de dicho departamento y posteriormente al Ineram donde fue intervenido quirúrgicamente. Según el doctor Carlos Morínigo, la calidad de la dentadura del niño fue uno de los factores por los cuales se habría atragantado.

Morínigo señaló que ayer a través de una endoscopia respiratoria pudieron certificar que el cuadro que presentaba el menor fue un atascamiento en la laringe de un hueso de carne. Asimismo refirió que el niño solo tenía un 10% de capacidad respiratoria y que con eso tuvo que viajar casi 600 km por 72 horas para ser atendido en el Ineram.

Además mencionó que la dentadura del niño estaba completamente destrozada  y que a pesar de que por ahora tiene solo dientes de leche, los mismos cumplen una función para su desarrollo

Por otro lado indicó que ayer, cuando extrajeron el hueso, el niño tuvo un sangrado que fue paliado y que por seguridad lo dejaron intubado para que se recupere. Sin embargo, mencionó que probablemente en el transcurso de la jornada se recupere y se procederá a la extubación.

 

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter