Por mucho tiempo, Marco Antonio de Vasconcellos (49) torturó sin piedad a su esposa en su propia vivienda. Para la señora, lejos de ser “un hogar” su casa era el propio infierno, ya que su marido la ofrecía sexualmente.
El pervertido la torturaba y obligaba a tener relaciones sexuales con varios hombres a la vez y, si no aceptaba, le decía que la mataría. Todo esto ante la mirada de su hijo menor. No contento con eso, grababa el acto y luego lo compartía en su grupo de abusadores, incluso los llegó a comercializar, según relató la víctima.

Harta de tanto abuso, la doña tomó fuerzas, logró huir y lo denunció ante la Fiscalía. Pero su pesadilla no terminó, ya que su marido seguía libre y la acechaba.
El episodio ocurrió hace más de un año en barrio Obrero de Ciudad del Este, Alto Paraná. Ante la inacción del fiscal del caso, se hizo un cambio y en pocos meses la denuncia siguió su curso.
Tras sus pasos
A mediados de este año tomó el caso el fiscal Miguel Ángel Alvarenga, quien apresuró las investigaciones y teniendo todos los elementos, lo imputó y estableció una orden de captura.
Luego de andar tras los pasos del principal autor, el Departamento de Investigación de Alto Paraná logró dar con su paradero. Vasconcellos, ciudadano brasileño naturalizado paraguayo, finalmente fue capturado ayer en la vía pública del barrio Obrero, de Ciudad del Este. “Sus demás cómplices no tuvieron otra y aceptaron el hecho, también están imputados”, sostuvo Alvarenga, quien aseguró que lograrán dar con los demás responsables de tan horrendo acto.

El marido y dos de sus cómplices
El fiscal Alvarenga confirmó a EXTRA que tres sujetos ya fueron imputados: el marido y dos más. “Cuando tomé el caso ya le imputé por maltrato familiar, coacción y abuso, ordené su captura y finalmente cayó”, dijo. Contó que luego de su detención, que fue ayer, ya se encuentra a cargo del juzgado. “Estamos tras los demás cómplices, ya que aparentemente son varios”, recalcó.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter