El padre Miguel Fritz es designado administrador apostólico del Vicariato del Chaco. Francisco también debe nombrar obispos en Villarrica, Caazapá y Obispado Castrense.

Después de seis años, ayer el papa Francisco aceptó la renuncia de monseñor Lucio Alfert al gobierno pastoral del Vicariato Apostólico del Pilcomayo, en donde desarrolló su misión por 36 años. El religioso perteneciente a la congregación Oblatos de María Inmaculada cumplió ayer 81 años

El Sumo Pontífice, al tiempo de aceptar la renuncia Alfert, nombró al padre Miguel Fritz, O. M. I. como administrador Apostólico de la sede vacante, según el comunicado de la Nunciatura Apostólica.

La noticia fue publicada ayer en la edición de L’Osservatore Romano.

Desde la sede del Vicariato, el anuncio es dado por Mons. Alfert en presencia del P. Fritz y unos representantes del clero, de religiosos, religiosas y de fieles. La celebración eucarística para la toma de cargo del administrador apostólico tendrá lugar en la Catedral de Mariscal Estigarribia.

El Nuncio Apostólico, monseñor Eliseo Ariotti, transmitió a monseñor Alfert el agradecimiento del Santo Padre y también el suyo personal, ‘‘por el generoso y largo servicio prestado en este Vicariato y, al mismo tiempo, hace votos para que padre Miguel Fritz pueda desempeñarse con éxito en su trabajo pastoral’’.

La aceptación de la renuncia de monseñor Alfert es una respuesta de la Santa Sede a los reiterados pedidos de los obispos de la Conferencia Episcopal Paraguaya (CEP) para los nombramientos de pastores en diócesis vacantes.

En la asamblea ordinaria 235 de la CEP, que se realizó en enoviembre, el colegiado expresó a la Nunciatura su preocupación ante la falta de designación de futuros obispos que deben cubrir. El secretario general de la CEP, monseñor Amancio Benítez informó entonces que el nuncio, monseñor Ariotti, respondió favorablemente, adelantando que se están realizando las gestiones y que el papa Francisco podría nombrar obispos en febrero o marzo de 2023.

La Iglesia Católica en Paraguay tiene en su jurisdicción eclesiástica tres diócesis vacantes que son la de Villarrica del Espíritu Santo, la recién creada Diócesis de Caazapá y el Vicariato del Pilcomayo.

Asimismo, Mons. Guillermo Steckling, obispo de Ciudad del Este, espera respuesta del Papa tras su renuncia al cumplir la edad límite de 75 años.

Finalmente, Francisco deberá nombrar un nuevo titular para el obispado Castrense, actualmente bajo la administración del cardenal Adalberto Martínez, arzobispo de Asunción.

 

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter