Nadie sabe cómo fue que el libanés Ali Khalil Mehri pasó de estar preso en Tacumbú por piratería y sospechas de terrorismo a ser un prófugo de la justicia paraguaya y luego cónsul honorario de Sudán en el Líbano y cónsul honorario de Paraguay en Sudán. Hoy día tiene una decena de negocios en Sudán con la hija del presidente sudanés y se ha cambiado el nombre.

Ya no se llama Ali Khalil Mehri, le gusta hacerse llamar Ali Myree, hace negocios con la hija del presidente de Sudán del Sur (África) pero todos sus demás datos siguen concordando, inclusive los de la mujer con la que se casó en la penitenciaría de Tacumbú, cuando estaba preso. Hasta hace 48 horas, la información era que Ali Khalil Mehri había pasado de ser acusado de piratería, falsificador, sospechado de actos vinculados a financiamiento de armas del Hezbollah a estar preso en Tacumbú y luego ser un prófugo de la justicia paraguaya; un buen día, reapareció como cónsul honorario de Sudán en el Líbano.

Sin embargo, al ser consultada la Cancillería paraguaya, esta reconoció que Ali Khalil Mehri, quien actualmente se hace llamar Ali Myree, es también un excónsul honorario del Paraguay en Sudán del Sur, aunque no pudieron hallar los registros de su nombramiento ni el fin de sus funciones en la Dirección de Política Consular. Creíamos que la información era confusa, volvimos a acceder a fuentes oficiales que reconfirmaron la información.
Una investigación liderada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) juntamente con ProPublica (sala de redacción de periodistas de investigación con sede en Nueva York) está publicando en varios países del mundo #ShadowDiplomats, o #DiplomaciaEnLaSombra, una amenaza global de una diplomacia sin control.
Los hallazgos revelan que varios hombres y mujeres han estado usando sus cargos para tráfico de influencias, encubrir trapisondas, cometer ilicitudes o cuando menos irregularidades en beneficio propio. Paraguay reporta 63 cónsules honorarios que representan al país en el mundo, nuestro diario encontró publicaciones en internet que citan a al menos una decena más en varias partes del extranjero que no figuran en el listado oficial.
El papel de cónsul honorario tiene un gran paraguas de privilegios según la Convención de Viena de 1963, desde inmunidades diplomáticas, pasaportes diplomáticos, requerimiento de vigilancia especial por parte de los Estados, prohibiciones de allanamientos e investigaciones sin autorización judicial, exenciones impositivas y fiscales, entre otros beneficios más.

Propuesto como cónsul general del Paraguay
Ali Khalil Mehri es un libanés nacido en 1968 que llegó a contar con varios amigos y muchos más correligionarios en el Partido Colorado mientras hacía negocios en Ciudad del Este. Decía ser comerciante, de profesión ingeniero electrónico, vivía en el centro de la esteña ciudad fronteriza, en el edificio Panorama. Participaba de los eventos proselitistas en Ciudad del Este donde se lo veía frecuentemente acompañando al abogado, exjuez, exembajador en Qatar y actualmente precandidato al Senado por Honor Colorado de ANR, Ángel Ramón Barchini. Este último, en 1997 pidió que Mehri fuera nombrado cónsul general de Paraguay en Beirut.
Mehri fue acusado y denunciado por casos de megapiratería. Lo señalaban como uno de los más destacados distribuidores de productos falsificados en la triple frontera: desde CD, pasando por juegos de PlayStations, software de casetes de Nintendo, logotipos y embalajes para varias empresas de tecnología. Sin embargo, lo que más inquietó a EE.UU. fue el hallazgo de videos de terroristas suicidas antes de morir, recaudación de fondos para una supuesta rama del Hezbollah que ayuda a familiares de operativos fallecidos y hasta un número de cuenta bancaria de esa rama.
En la mañana del 25 de febrero del 2000, Ali Khalil Mehri fue detenido en un allanamiento donde colocaron hasta explosivos en la puerta de su departamento para ingresar. El libanés fue a parar a Tacumbú mientras también era investigado por la justicia argentina ya que su hermano Mustafa Khalil Mehri fue arrestado en conexión con el atentado de AMIA en 1994. Según The Sentry (una organización política investigativa con base en Washington, centrada en violencia y corrupción), la justicia argentina intentó interrogar a Ali Khalil Mehri pero eso no prosperó con la justicia paraguaya.
El juez del caso liberó a Mehri, quien para junio del 2000 escapó de Paraguay hacia Foz de Yguazú, Brasil; el prófugo llegó a decir que se escapó por miedo a ser asesinado por EE.UU. o por la corporación multinacional Sony.

Mehri fue acusado y denunciado por casos de megapiratería. Lo señalaban como uno de los más destacados distribuidores de productos falsificados en la triple frontera: desde CD, pasando por juegos de PlayStations, Excónsul honorario de Paraguay
Ali Khalil Mehri es hoy día Ali Myree, y fue nombrado por Sudán del Sur como cónsul honorario en el Líbano en el 2019. Según ProPublica e ICIJ, hizo una celebración por la apertura del Consulado en Beirut donde posó con diplomáticos y una blanca torta con las banderas de ambos países. Consultado por el ICIJ y por ProPublica, Myree dijo que la piratería era “normal” en Paraguay al momento de su arresto y que a él le faltaba “acompañamiento, educación y experiencia legal. No me avergüenzo de mi mala experiencia, y no la ignoro o escondo”.

Manifestó que fue nombrado cónsul en Sudán del Sur por el presidente del país y que su relación con todos sus clientes es “meramente profesional”. “Estoy orgulloso del hijo, esposo, padre, empresario y cónsul honorario en que me he convertido”, dijo.
Ali Myree, como se hace llamar hoy, tiene una decena de negocios y fuerte influencia en Sudán del Sur con autoridades, inclusive con cuestionados militares señalados por la ONU.
Nuestro diario lo contactó el lunes 14 y martes 15 de noviembre, antes de esta publicación, con la esperanza de obtener su versión.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter