Hamy Chávez Domíngues, intendente municipal.

La vetusta antena de la COPACO ubicada en medio del vecindario del barrio céntrico de la ciudad por la fuerte ráfaga de vientos que se presume fue unos 200 kilómetros por hora,  al desplomarse a tierra había dejado destruido las viviendas de la familia Santacruz y de los Brixxner Giménez. Los mismos indicaron que habían llegado a un acuerdo económico con los directivos de la empresa estatal, pero que hasta la fecha no les han resarcido por los daños ocasionados,  ya próximo a los 45 días de aquella catástrofe que perjudicó el terrible temporal a miles de familias sanjosianas.

El intendente de esta comunidad, Hamy Chávez, indicó:  “gracias a la rápida ayuda de la SEN,  ANDE,  MOPC, y de la misma COPACO, estima que en un 60 por ciento se ha normalizado a la actividad  en el distrito sanjosiano”.

Fue furibunda la reacción de la naturaleza, precisó  el ejecutivo comunal, que dejó destruida cuantos tinglados encontrado a sus pasos, de clubes deportivos y sociales, de instituciones educativas, de talleres mecánicos, que tuvo su proceso de construcción por años, y en unos 15 minutos destruido por el fuerte vendaval que sacudió a la comunidad de San José de los Arroyos.

Las familias afectadas por el desplome de la antena del ente estatal, abrigan la esperanza  que muy pronto sean llamados por las autoridades de la COPACO, para  la efectivización en el pago  por los destrozos padecidos en esa ocasión por la caída de la enorme antena encima de sus viviendas.

En la casa de la Flia. Brixner Giménez funcionaba un negocio de ventas de celulares, pero  terminado el fuerte temporal, muchas personas habían ingresado en el local destruido para apropiarse de los aparatos celulares desparramados por el suelo.

Enormes tinglados destruidos por el fuerte viento huracanados del 1de octubre pasado, que afectó a la comunidad sanjosiana

Viviendas destruidas por el desplome de la antena de la Copaco, ocasionada por la ráfaga de viento que presumen fue unos 200 km/hora.

 

 

 

 

(Por: Néstor Ojeda Mendoza).- 

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter