Según los datos preliminares, el hecho ocurrió sobra las calles Teniente Quevedo e Iturbe, en inmediaciones del Shopping del Sol y a cuadras de la comisaría 10ª, barrio Manorá.

Todo apunta de que el hecho fue un atentado, incluso se habla que habría sido un asalto o un intento ya que no se llevaron absolutamente nada del interior del vehículo.

Los ocupantes, que serían padre e hijo, se movilizaba en una Toyota Fortuner con chapa BZR 706. El padre habría sufrido heridas de bala, por su parte, el único deceso confirmado es el de la niña que tendría entre 7 a 11 años, según informaciones.

Habría otra persona que acusó los balazos que viajaba como acompañante del papá. Sus identidades hasta el momento, se desconocen.

Agentes de criminalística están alzando todas las evidencias posibles. Serían 17 los impactos de bala que acusó el vehículo.

Los testigos manifiestan que es una camioneta roja la que persiguió al rodado.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter