El titular del Instituto Nacional de Estadística (INE), Iván Ojeda, manifestó que aún no se efectuaron los pagos a los censistas ni a supervisores que hicieron parte del Censo Nacional 2022, ya que antes deberán cerciorarse que sean las personas correctas las que reciban el dinero.

Esto se da tras una investigación del periodista Jorge Torres (La caja negra) y Nación Media, en la que se revela un supuesto abultamiento en la planilla de viáticos. Aparentemente existiría una maniobra para ampliar la lista de inscritos y así cobrar el viático sin trabajar. Esto consta en una de las planillas en la que figuran unos tres mil censistas del departamento Central, los supervisores habrían anotado como voluntarios a personas de otras localidades y jamás realizaron la tarea de censar.

“Nosotros no hemos pagado ni un guaraní todavía a los censistas o supervisores, justamente porque queremos cerciorarnos que sean las personas que evidentemente trabajaron. Esto que se publica en La Nación me parece un dato muy importante y nosotros también vamos a frenar el pago a los censistas que todavía no hemos hecho porque queremos cerciorarnos de no cometer ningún error administrativo”, mencionó Ojeda en entrevista con el programa “Así son las cosas”, de Universo 970 AM/Nación Media.

Agregó que se maneja que algunos sectores utilizaron esta actividad, el censo, con fines subalternos y aseguró que desde la institución no se prestarán en ningún momento a un manejo que no tenga que ver con la finalidad o el objetivo del Censo Nacional 2022.

Con relación a las demás contrataciones que tienen que ver con la contingencia, como la compra de tapabocas y seguros, indicó que todas estas contrataciones se dieron en torno a una plantación; sin embargo, no fueron necesarios su uso.

“(Compra de tapabocas) ha sido parte de la contingencia, igualmente planificamos en un contexto de pandemia, la pandemia amagnó cuando decidimos vacunarnos todos, igualmente después se hablaba de una nueva ola, se hablaba de la viruela del mono, entonces decidimos tomar la decisión de comprar esos tapabocas que finalmente no han sido utilizados, se compraron 288 mil tapabocas, con una inversión de 144 millones de guaraníes a un costo unitario de 500 guaraníes”, manifestó.

De igual manera, no se utilizaron los seguros de vida y accidentes que fueron contratados, teniendo en cuenta que no se presentó ningún inconveniente con los censistas hasta el momento. “Se contrató un seguro de vida que hasta este momento no hizo falta utilizar; además, se contrató un seguro contra accidente o daños para los censistas que tampoco se utilizó”, sentenció.

Ojeda mencionó que el control del uso de los US$ 43 millones, presupuesto destinando para el Censo Nacional 2022, es un mix entre la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas (DNCP) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que otorgó el préstamo al Instituto Nacional de Estadística (INE).

“Si bien nos guiamos por las políticas del banco, nosotros tenemos que publicar todo en Contrataciones Públicas, que también fiscaliza. El código de contrataciones nos da Contrataciones Públicas, no podemos hacer una sola adjudicación sin tener el código de contratación. Nos guiamos por ejemplo en caso de protesta, es el Banco Interamericano el que hace la consulta, nos deriva a nosotros y nos da la objeción o nos rechaza”, explicó.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter