“Todos somos conscientes de que contagios masivos no se están dando en los colegios. O sea, que si nosotros suspendemos las clases en todo el Paraguay, en realidad no estamos resolviendo el problema del coronavirus”, afirma el ministro de Educación, Juan Manuel Brunetti. Desde el jueves se restringe la educación presencial en 24 municipios.

Esta mañana, Brunetti admitió en entrevista que la falta de conectividad y de recursos tecnológicos, “lastimosamente hizo que el año pasado muchos de nuestros chicos pierdan el año”. Afirmó que “justamente esas zonasvulnerables son las que más nos preocupan y son justamente las zonas por las que más hemos peleado para que no se suspendan las clases a rajatabla en todo el Paraguay. Es por eso que tratamos de afectar a la menor cantidad de
niños posibles, solamente en las zonas en que hay incidencia y solamente si esas medidas iban a ser acompañadas por otros sectores económicos”. “Nosotros somos conscientes, lo hablamos con UNICEF, con los sindicatos, con los padres, con los directores de los colegios privados, todos somos conscientes de que contagios masivos no se están dando en los colegios. O sea, que si nosotros suspendemos las clases en todo el Paraguay, en realidad no estamos resolviendo el problema del coronavirus, acá ese problema lo vamos a resolver si es que todos hacemos el esfuerzo”, añadió el ministro de Educación.

En total, en el país hay 8.836 escuelas y colegios oficiales y de ellas, 6.970 fueron habilitadas por el Ministerio de Educación y Ciencias (MEC) para desarrollar clases presenciales. Con ese mismo objetivo, la Secretaría de Estado registra la formación de más de 100.000 “burbujas” de hasta 15 estudiantes.
Brunetti aseveró que, sin embargo, “hasta la semana pasada, cuando me reuní con los directivos del Ministerio, había cinco instituciones que han tenido casos (de covid-19). En algunas situaciones se tuvo que cerrar el colegio, porque eran escuelas rurales y al estar el docente afectado, ya se tuvo que cerrar todo. Y en algunos casos se cerró solamente la burbuja. Cuando las escuelas son grandes, se cierra solamente la burbuja”. El ministro señaló que estos casos demuestran que el protocolo de retorno seguro a las escuelas está funcionando.
Bares y escuelas
Por decreto, desde el jueves y hasta el 4 de abril se suspenden las clases presenciales en escuelas y colegios de 24
municipios del país que se encuentran en alerta roja por un alto índice de incidencia de covid-19 entre su población. Son Asunción, Ayolas, Caacupé, Caazapá, Lambaré, Luque, Mariano Roque Alonso, Ñemby, San Lorenzo, Villa Elisa,
Caraguatay, Ciudad del Este, Coronel Bogado, Encarnación, Fernando de la Mora, Fram, Guarambaré, Hohenau,
Paraguarí, Pilar, San Bernardino, San Ignacio Misiones, San Juan Bautista y Villarrica.
El ministro Juan Manuel Brunetti afirmó que “las restricciones claramente son para escuelas y colegios que están en distritos que están con alerta roja. Si alguien vive en Lambaré pero estudia en Asunción, suponiendo que Lambaré no está en alerta roja, su escuela o colegio va a estar cerrado. Si alguien está viviendo en una ciudad con alerta roja y su escuela no está, se puede ir. Lo mismo que al trabajo. Puede pasar, por ejemplo, los bares de Asunción van a estar cerrados. ¿Uno se puede ir a un bar de una ciudad vecina que no esté en alerta roja? Sí, se puede ir. Si la siguiente semana esa ciudad entra en alerta por culpa de eso, se va a cerrar también ese bar o la escuela”.

Sobre el pedido de declaración de emergencia educativa que los gremios realizaron con apoyo del exministro Eduardo Petta, el nuevo titular de Educación dijo que en ellos van a “trabajar juntos con distintas oficinas del Estado. Vamos a acompañar todos los procesos que nos lleven a lograr que el docente entre al aula motivado porque siente que se le respeta, se le
valora, se le capacita, que se le reconoce su trabajo. Venimos para acompañar al docente, ponerlo en el centro del proceso educativo. Somos conscientes de que tenemos que acompañar al docente y vamos a tratar de hacerlo de una forma responsable. Y vamos a defender el sistema educativo”.

Los gremios pidieron el mes pasado, junto con la declaración de emergencia educativa, que el Gobierno provea más de US$ 70 millones para poder refaccionar escuelas, adquirir insumos de bioseguridad, contratar personal de limpieza para las instituciones educativas y garantizar conectividad.
Sobre la refacción de instituciones educativas Brunetti aseveró que “evidentemente el docente necesita las condiciones básicas de infraestructura física, de infraestructura tecnológica y de condiciones en cuanto a la remuneración y el cumplimiento de sus demandas. Acá, en el ministerio hay planes de mejora de infraestructura que se están ejecutando.
Vamos a acompañar los planes, ver las cosas que se hicieron bien y, si hay cosas que ajustar, si hay cosas nuevas, lo vamos a hacer”.
Sobre cambios en su gabinete, el ministro Brunetti, que asumió el cargo a mediados de la semana pasada, dijo que los anunciará “en su momento”. Indicó que están haciendo el corte administrativo.
En otro orden, el ministro Brunetti dijo a ABC Cardinal que pidió al Ministerio de Salud que se tomen medidas solamente en las ciudades donde realmente hay alerta roja, de manera a que los ciudadanos que están cumpliendo la distancia social, el uso de mascarillas y otras medidas sanitarias no se vean afectados, pues no existe el mismo nivel de peligro en sus
ciudades.
Explicó que en un momento dado se plantearon suspender las clases solo en las escuelas públicas, considerando que las privadas sí tienen las condiciones para garantizar todos los elementos de bioseguridad. Pero finalmente primó el criterio de que no era prudente agrandar la brecha entre públicas y privadas, generando esa diferencia entre unas y otras, al darle el beneficio de iniciar a un grupo y no al otro.
Decisión podría cambiar
Sin embargo, dio a entender que no toda la decisión está escrita en piedra, pues el presidente de la República le indicó que estos primeros días de la semana converse con todos los actores del sistema educativo, y que a partir de ahí se saque una conclusión.
Admitió que en el sector privado hay muy buena predisposición como para cumplir con todos los protocolos y retomar el sistema híbrido, y si bien no aseguró nada, dijo que podrían haber novedades, pues “el presidente no tiene problemas en hacer los reajustes que se necesiten luego de escuchar a todos”.
Algunos públicos sí quieren cierre

Mencionó también que hay un sector importante, principalmente en la educación pública, que le pide que se cierren las escuelas. “Están preocupados porque no tienen vacunas, por eso pedimos que después del personal de blanco se vacune a los docentes”, señaló el ministro Juan Manuel Brunetti.
En conclusión, el jueves las escuelas y colegios que están en los distritos en alerta roja pasaran a formato virtual, salvo que el presidente ordene algún cambio después de que el titular del MEC hable con los sectores afectados.
Brunetti pidió tener en cuenta que estas nuevas restricciones no son algo que se haya in ventado en Paraguay, sino que “es un paquete de restricciones recomendado por la OMS que pretende cortar la circulación de personas para bajar nivel decontagio”.

Doloroso pero necesario
Destacó que los niños y los docentes se estaban comportando maravillosamente y que se sienten muy orgullosos del
sistema implementado para el inicio de las clases. Reconoció que duele mucho tener que suspender las actividades de vuelta pero que entienden que con los grandes números de contagio que se están dando, es una medida necesaria.
Manifestó su preocupación con las escuelas rurales, donde los niños no tienen internet para poder continuar sus clases. Además señaló que le preocupa la situación que viven los niños de los bañados

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter