El Dr. Marcos Melgarejo, jefe de Cirugía Cardiaca del Hospital Pediátrico Acosta Ñu, habló sobre el estado actual de la pequeña Jennifer, la niña de 8 años que sufre de un grave problema cardíaco y necesita con urgencia un trasplante de corazón.

Comentó que el día sábado en horas de la mañana se realizó la cirugía para conectarle el corazón artificial, en un procedimiento que duró casi 8 horas, tratándose de un caso muy complejo y delicado debido al estado terminal de la paciente.

Melgarejo refirió que tras haber superado las primeras 24 a 36 horas post operatorio, los médicos deberán esperar que pasen los días críticos para que se vaya estabilizando. Asimismo, habló sobre la importancia de concientizar a la ciudadanía para que aparezca un donante que sea compatible y así poder realizar el trasplante cardiaco.

La pequeña Jenni sufre de una miocardía dilatada en fase terminal y desde hace 6 meses se encuentra en lista de espera para un trasplante de corazón, pero hasta el momento no ha aparecido ningún donante. Debido a esta situación, los especialistas que llevan adelante su caso tomaron la decisión de colocarle un dispositivo de asistencia ventricular (corazón artificial) para que pueda resistir mejor la espera de un órgano.

Respecto a la versión de que habían tenido que traer el corazón artificial de Argentina debido a la falta de mantenimiento del equipo que existe en nuestro país, expresó: “Tenemos todos los insumos en el hospital, lo que vino de Argentina es una consola, una parte de la misma (corazón artificial) a la que le faltaba mantenimiento. Llegó el viernes, eso permitió que podamos hacer la intervención el sábado”.

Según mencionó el jefe de Cirugía Cardíaca del Hospital Acosta Ñu, Jenni está internada desde hace 2 meses sin la posibilidad de regresar a su hogar. Presenta cuadros de descompensación cíclicas que por momentos la tienen en estado delicado y ahora se encuentra internada en terapia intensiva conectada a un respirador.

El Dr. Melgarejo estimó que la menor seguiría conectada al respirador por el lapso de 2 a 3 días hasta que se vaya estabilizando su cuadro tras la operación. En lo que se refiere al tiempo que tendrá que permanecer conectada al corazón artificial, dijo que eso puede variar ya que cada caso es distinto y dependiendo de cuándo aparezca algún donante.

Por último, recordó que la pequeña Jenni necesita un corazón de una persona que pertenezca al grupo sanguíneo 0RH+ y que puede tenga un peso de hasta 60 kilos. De igual forma, el hospital se encuentra en contacto permanente con las diferentes unidades de cuidados intensivos ante la eventual aparición de un donante.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter