Víctor Ramírez está internado desde hace más de un mesen el Hospital Pediátrico Acosta Ñu por una cardiopatía dilatada severa. En las últimas semanas, su corazón se deterioró de manera muy dramática, por lo cual el pasado miércoles tuvieron que conectarle a un corazón artificial.

Desde entones, sigue en terapia intensiva dentro del nosocomio. “Esperamos que pronto aparezca un donante. Está estable en estos momentos, pero su calidad de vida actual no es apta para un niño de su edad”, expresó esta mañana la Dra. Soledad Álvarez, de la unidad de Transplantes del nosocomio.

La médica indicó que conectarlo al corazón artificial implicaba un riesgo, pero, debido a su condición médica, no tuvieron opción. “Estamos a espera de un milagro más”, manifestó. La familia de Víctor es proveniente de San Ignacio, Misiones, por lo cual tuvieron que viajar hasta el departamento Central para acompañar al pequeño.

«Hasta el momento estamos proveyéndoles de todo lo necesario, pero siempre hay algo más que les ha de hacer falta. Los interesados en ayudarlos pueden acercarse hasta el nosocomio. Lo que sí son muy necesarios donantes de cualquier tipo de sangre», detalló la doctora.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter