Pese a las denuncias ciudadanas, intervención policial y fiscal; la causa duerme como otras, en la Fiscalia caaguaceña, el agente fiscal interviniendo, Abog. Victor Adolfo Santander en principio era encargado de la investigación, quien ni siquiera ordenó diligencias preliminares normales, como levantamiento de evidencias, verificación de filmaciones en los alrededores de la casa de la víctima, perdiéndose fundamentales elementos probatorios para su esclarecimiento. Todo se encamina al oparei.
El gremio de Abogados local, que hoy sufre una arremetida de profesionales que responden a intereses politicos; había exigido a las autoridades judiciales la aclaración de los atentados, responsabilizan donde al Ministro Superintendente Dr Raul Torres Kimser y al Presidente de la Circunscripción Dr. Jorge Feliciano Soto Estigarribia. En ese contexto, nadie duda, que el hecho criminal , es una represalia a las denuncias por corrupción y participación política de magistrados y funcionarios judiciales de Caaguazú.
Justamente algunos integrantes del gremio responsabilizaron a funcionarios judiciales integrantes del MICC y que forman parte hoy día del círculo cercano a los candidatos Marcelo soto y Miguel del Puerto.
Ninguna de estas autoridades políticas ni judiciales, se manifestaron al respecto. En los pasillos tribunalicios, se maneja la fuerte versión, de que una conocida familia de Caaguazú, emparentada políticamente con los Soto Estigarribia con varios familiares empotrados en el poder judicial caaguaceño, estuvieron detrás del atentado.
Un testigo vecino del lugar clave, reconoció a un joven funcionario judicial local, en esa madrugada en las adyacencias del suceso; pero al no existir garantías; se negó a colaborar.

Comparte esto
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter