El abogado Óscar Tuma, quien se interiorizó de la desaparición de la niña en Emboscada, manifestó este sábado que a la pequeña le ocurrió un “incidente trágico” y que la responsabilidad recae en la madre y en el padrastro, ambos imputados y con prisión preventiva.

“A ella le ocurrió algo en algún incidente que es difícil de determinar, cuya responsabilidad del incidente es de la madre y de su pareja. Si ese incidente es culposo, doloso, no lo sé. Pero a ella le ocurrió un incidente poco claro, para mí trágico”, expresó.

Tuma contó que el padre biológico le había solicitado en su momento que solo investigue al padrastro y no así a la madre de la niña, imputada por violación del deber del cuidado y abandono. Por eso, dijo, decidió apartarse del caso.

Mencionó que en estos tipos de hechos punibles siempre la responsabilidad está en el entorno familiar y “siempre viene una presión más temprano o tarde”. También recordó que ingresó en la causa para conocer la verdad de la situación.

“El padre, que yo no sé si está locamente enamorado de su ex pareja o realmente está ocultando algo, me pedía que solamente acusemos y persigamos a la pareja y no quería que se le impute alguna responsabilidad a la madre y eso es imposible”, refirió.

También explicó que esta situación no podía darse porque el hecho punible por el cual está imputada la madre de la niña, que es la falta del deber del cuidado, recae sobre ella, es más, señaló que el agravante se da en torno al familiar más directo y que la misma se expone a una pena de 10 años de cárcel.

El reciente avance investigativo que dio a conocer el Ministerio Público fue la ampliación de la imputación al padrastro de la niña, por el supuesto hecho de pornografía infantil. Esto se dio tras la extracción de datos de los equipos incautados en los distintos allanamientos.

La Fiscalía ya había imputado en un primer momento al ciudadano por los delitos de violación del deber del cuidado y abandono. Se encuentra recluido en el Departamento de Judiciales de la Policía.

El presidente de la República, Mario Abdo Benítez, se reunió el miércoles pasado con los abuelos de la niña desaparecida en Emboscada y pidió al equipo investigativo la máxima gestión en el caso.

La niña desapareció el 15 de abril pasado en la quinta de su padrastro ubicada en la ciudad de Emboscada, Departamento de Cordillera.

Los nombres de la niña y de las dos personas imputadas se omiten en cumplimiento del artículo 29 del Código de la Niñez, que prohíbe la publicación de datos que posibiliten identificar a los menores de edad en condición de víctimas.